PERFIL DEL FRANQUICIADO

FRANQUICIA

Con más 36 años en el mercado, Ch Farina se ha convertido en una empresa de gran éxito y prestigio, ofreciendo un producto diferenciado y de buena calidad. Al invertir en una franquicia de Ch Farina, el nuevo empresario tendrá el respaldo de una gran marca para impulsar sus ventas y el ¨know how¨ de años de experiencia en lo que se refiere al manejo del producto y de las operaciones de un negocio éxitoso.

OBJETIVO

Este perfil se elabora con el objetivo de encontrar a los candidatos idóneos para formar parte de la familia Ch Farina. El aspirante a ser franquiciado deberá poseer los siguientes valores y cualidades:

FIDELIDAD

El cumplimiento de lo acordado con Ch Farina en cuanto a mantener y respetar la Marca, ejecutando con exactitud los procedimientos, cumpliendo a cabalidad sus obligaciones, apegado a valores y códigos de conducta; lo que permitirá al franquiciado sentirse parte de la empresa Ch Farina e impulsar su negocio, aún en circunstancias variables o adversas.

PERSEVERANCIA

Al contar con un objetivo definido y las herramientas para conseguirlo El Franquiciado eventualmente con constancia y disciplina logrará en relativo corto tiempo tener a su mando una empresa sólida y rentable.

LIDERAZGO

Tener la habilidad de dirección e influencia en el grupo de trabajo, para que los colaboradores laboren de forma organizada y entusiasta a través de decisiones acertadas y clara comunicación que conduzcan al éxito de la Organización. Gestionar y promover al equipo de trabajo, desarrollando y potenciando las habilidades de cada miembro, creando un ambiente de sinergia, donde las tareas se realizan eficaz y eficientemente.

CAPACIDAD ECONÓMICA

El franquiciado deberá tener la solvencia económica para afrontar la inversión inicial, es decir, que sea capaz de resolver las obligaciones económicas adquiridas mediante el respaldo confirmado, de un patrimonio como son: bienes muebles e inmuebles, cuentas de ahorro e inversiones cuyo valor se considere igual o mayor al monto de la deuda (si es que la hubiese); siendo de esta forma un excelente sujeto de crédito. También, se considera que debe tener la suficiente capacidad económica para soportar los gastos de operación mientras el negocio despunte. Se sugiere que El Franquiciado disponga de al menos el 50% de la inversión con recursos propios.

COMPROMISO

El Franquiciado debe comprometerse a estudiar y comprender los Manuales de operación, capacitarse en conocimientos básicos de computación y el área contable. (Si es que no los tuviese) Aplicar los conocimientos y actualizarse constantemente, además de capacitar y hacer cumplir al personal con responsabilidad y exactitud. Deberá tener total predisposición a escuchar y aceptar las sugerencias y cambios que la Empresa Ch Farina realice en cualquier tema que se presente.

EMPRENDEDOR

El aspirante considera a la franquicia como un Proyecto de Desarrollo personal, al encontrar una magnífica oportunidad de cambio; siendo su propio jefe y al mismo tiempo tiene a su alcance la oportunidad de gerenciar su propio negocio. El franquiciado estará siempre en busca de un mejoramiento continuo de los recursos físicos, humanos y económicos que le permitirán obtener en el futuro, un alto rendimiento de su inversión. El emprendedor mantiene un fuerte compromiso con lo adquirido y con la franquicia para lograr la meta deseada, para lo cual, el franquiciado debe involucrarse de forma directa siendo él mismo: administrador y gerente de su negocio.

LEGAL

No tener impedimentos legales o tributarios de ningún tipo, con el fin de que pueda operar su franquicia libremente.

ÉTICA

El Franquiciado debe regirse bajo normas y principios éticos dictaminados por la Empresa Ch Farina para que su relación con la misma, con los proveedores, empleados y clientes, se realicen en un clima de entendimiento y respeto mutuos.

ESTABILIDAD

Tener estabilidad y un sano equilibrio familiar. Administrar con criterio y prudencia los ingresos que obtendrá una vez el negocio arranque.